Canales

Canal: Aprender

Aprender>>La Persona


El Éxito: Algo personal e intransferible

Evidentemente, lo que para algunos de nosotros puede ser un éxito
importante, para otros quizás tan solo sea una mera anécdota que pronto
cae en el olvido.

Todos tenemos nuestra propia noción de éxito, por la cual juzgamos a los
demás sin tener en cuenta el concepto de éxito que ellos poseen. Del mismo
modo, nuestro éxito es juzgado por los demás generalmente desde sus
propios puntos de vista.

Es por esto que podemos deducir que existen dos criterios para medir el
Éxito.

1. ¿Creen los demás que has tenido éxito?
2. ¿Lo crees tú?
Ambos criterios son necesarios para alcanzar la felicidad. Aunque el
segundo siempre debe ser más importante que el primero. Que los demás
crean que hemos tenido éxito siempre nos reconfortará, pero si nosotros
sabemos que no lo hemos tenido, nunca estaremos satisfechos.

En definitiva, que el resto de los mortales sepan nuestros éxitos, tan solo
debe ser un condimento para nuestro verdadero deleite, que es el estar
satisfecho con nosotros mismos.

Los Factores del Éxito

El éxito pues, debe ser de carácter personal, no debe basarse en
apariencias externas, sino en valores personales intangibles que emanen
de una filosofía madura, independientes de la riqueza, la opulencia, el logro,
o la pobreza.

Propósito: Es fundamental saber hacia dónde vamos para poder ver que
progresamos. No hay que desesperar cuando el avance es lento y parece
que no vamos a ninguna parte, pero tampoco hay que dormirse en los
laureles durante la búsqueda de nuestro objetivo.

Porcentaje de aciertos: No todo se consigue de la noche a la mañana, y no
todos nuestros esfuerzos van a conseguir su objetivo. El éxito no es
uniforme, y está rodeado de fracasos, pero estos siempre son superables.

Precio: Curiosamente, en algún lugar de nuestra conciencia existe una
balanza que nos impide disfrutar de algo que no hemos ganado. La Alegría
del éxito es proporcional al esfuerzo realizado para conseguirlo.

Satisfacción: Hay que tener bien claro, y con esto volvemos al principio, que
cada uno debe de alcanzar el éxito persiguiendo sus propios objetivos, no
los de los demás. Lo que para un hombre es alimento, para otro puede ser
veneno.

Conclusión

El éxito es algo que debe disfrutarse. Puede ganarse con lágrimas, pero
debe estar coronado con risas.

Todo lo que necesitamos es el valor de ser; y de realizarnos a nosotros
mismos, prestando oídos sordos a las opiniones de los demás.

El éxito es tan individual como nuestras huellas digitales o la mirada que hay
en nuestros ojos.



                                                     
 Volver

Noticias

Links de interés

Cosas del Hogar
Bricolaje

losmayores.com