Canales

Canal: Salud

Salud


Cannabis frena Parkinson y Alzheimer

Diversos estudios científicos realizados sobre esta planta parecen
indicar que puede ralentizar los efectos de estas dos enfermedades
incurables

Los canabinoides han sido usados para tratar el dolor durante siglos. En
la antigua China fueron usados como anestésico, y restos arqueológicos
encontrados en Israel más recientemente revelan que también fueron
utilizados para atenuar el dolor durante los partos.








En la actualidad sabemos que el cannabis o marihuana es una planta de
la cual se deriva el componente químico D9-THC. A lo largo de la última
década, se ha comprobado que el THC, posee propiedades analgésicas
y, por lo tanto, ayuda a reducir los dolores crónicos provocados por
múltiples patologías.

Así, diversos equipos científicos
pertenecientes a diferentes
universidades de América y Europa
llevan a cabo multitud de estudios
y experimentos acerca de las
propiedades analgésicas de esta
planta.

El Departamento de Psicología y Neurociencia de la Universidad de
Brown, Providencia, en el estado de Rhode Island (USA), realizó un
estudio sobre ratas sobre la modulación del dolor mediante la
producción de anandamidas canabinoides, una sustancia similar a la
Marihuana producida por nuestro propio organismo.

Giovanni Gessa, del Departamento de Neurociencia de la Universidad
de Cagliari, en Italia, afirma que: "el hallazgo de la anandamida abre la
posibilidad de buscar fármacos capaces de bloquearla".

Gessa también destacó que estudios
realizados en ratas han determinado
que los receptores cannabinoides
controlan la liberación de acetil-colina,
fundamental para la atención y la
memoria. "Estos hallazgos son
positivos desde la perspectiva del
diseño de fármacos capaces de
estimular la memoria, incluso en las
fases muy preliminares del Alzheimer" asegura el científico.

En 1999, Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid,
presentaron un avance en el descubrimiento de los mecanismos que
actúan en la zona del cerebro donde radica todo lo relacionado con los
movimientos involuntarios y, a su vez, su conexión con el sistema
cannabinoide endógeno.

Basándose en estas investigaciones, enfermedades como el Parkinson,
el Alzheimer, la esquizofrenia o los trastornos obsesivo-compulsivos
podrían verse beneficiadas de fármacos que se desarrollaran a partir de
este modelo.











Otros estudios y aplicaciones

Las autoridades de los estados de Arizona y California aprobaron hace
cinco años el uso de esta droga en pacientes afectados por vómitos y
náuseas como consecuencia de tratamientos con quimioterapia, ya que
se comprobó que resultaba beneficioso para ellos.

También se comenzó a aplicar con buenos resultados en quienes
padecen sida y esclerosis múltiple, pues, al parecer, los compuestos de
esta hierba incrementan el apetito, alivian el dolor y atenúan los
espasmos.

En Inglaterra e Israel, de igual forma, se han visto efectos positivos en el
combate de convulsiones causadas por el mal de Parkinson y en el alivio
de la glaucoma o presión interocular.


Conclusiones

En el pasado, los médicos que han
defendido el uso terapéutico del
cannabis se han visto envueltos en
grandes polémicas, ya que mucha
gente interpreta esto como una
peligrosa incitación al abuso de las
drogas.

Evidentemente el uso recreativo de las drogas no tiene nada que ver
con su potencial médico. Si una droga puede ofrecer beneficios
terapéuticos, debe utilizarse de la misma manera que cualquier otra
medicina. No hay motivos para impedir su uso en los pacientes que
puedan necesitarla.

Por su parte, la Asociación Médica Británica asegura que no se han
realizado las suficientes investigaciones con el rigor científico preciso y
necesario que demuestren firmemente sus propiedades terapéuticas,
pero que si éstas llegan a demostrarse, se podrá formar la base de una
moderna farmacoterapia contra el dolor.








                                                  
 Volver

Noticias

Links de interés

losmayores.com