Canales

Canal: Sociedad

Sociedad


 
Seleccionemos nuestras Basuras

Con la ayuda de nuestros ayuntamientos tenemos que comenzar a
mentalizarnos de que hay que diferenciar y separar los diversos residuos
que producimos

Todas las cosas tienen su sitio, la basura también. Con esta frase
podríamos apelar a la buena educación de los ciudadanos y orquestar una
campaña a favor de la utilización de las papeleras, algo que nunca está de
más. Sin embargo, aunque vamos a hablar de los desperdicios y su
recogida, lo vamos a hacer en lo referente a un tema cada vez más
importante, su selección.

Hasta ahora en la mayoría de nuestros hogares nos hemos limitado a tener
un cubo de basura que, cual pozo sin fondo, devoraba indistintamente todo
aquello que se lanzaba a su interior.

Entre los objetos arrojados siempre ha habido una elevada cantidad de
material reutilizable, cuya eliminación se transfiguraba no sólo en un
considerable gasto económico sino que se convertía en un verdadero
problema ecológico.

Debido a esta situación, los ayuntamientos comenzaron a concienciar al
ciudadano sobre la posibilidad de seleccionar los residuos domésticos. Una
práctica muy extendida ya en otros países.








En 1982, la Comisión de Limpieza de la Federación Española de Municipios
y los fabricantes de vidrio firmaron un acuerdo por el cual pusieron en
marcha de forma experimental la implantación de contenedores
recolectores de vidrio en diferentes punto de las ciudades españolas.

Esto, y la proliferación de diversos contenedores de basura en nuestras
urbes, levantó en un principio variadas protestas de la ciudadanía, con
quejas basadas tanto en razones de espacio como estéticas. Pese a ello
estos monolitos terminaron finalmente perdurando.

Tan solo eran los primeros pasos hacia la modernización de los servicios de
limpieza.

La Recogida Selectiva

Actualmente, siguiendo la política apuntada por la Unión Europea se
pretende avanzar más en la recogida de residuos, realizando distinciones
entre los diferentes materiales de los que se componen nuestros
desperdicios: residuos orgánicos, plásticos, cartón...

Cuanta más distinción haya entre estos materiales, más fácil será la
reutilización o su tratamiento en plantas y vertederos. Así, ayuntamientos
como los de Barcelona y Madrid, comienzan a colocar contenedores para
vidrio, cartón y papel o pilas gastadas.

Del mismo modo, en zonas costeras muy frecuentadas por extranjeros, ya
habituados a esta práctica, se comienza a experimentar con las bolsas y
cubos de basura de diversos colores, que sirven para indicar su contenido.


       Tipo de Desperdicio                         Color del Contenedor

               Papel y Cartón                                            Amarillo
               Vidrio                                                           Blanco
               Metal                                                           Gris
               Plástico                                                        Azul
               Materia orgánica                                          Verde
               Desechos Sanitarios                                    Rojo

El problema de habituarnos a reciclar no es sólo una cuestión de
mentalizarse, sino que además plantea un problema de espacio, ya que la
inmensa mayoría de las cocinas no suelen estar habilitadas para contener
diversos tipos de cubo de basura.




                                                       Volver

Noticias

Links de interés

losmayores.com