Canales

Canal: Viajes

Viajes>>Balnearios

 
Balnearios

Siempre es bueno regalarse a uno mismo
unas vacaciones. Los balnearios constituyen
una excelente ocasión para pasar unos días
de relajación a la vez que se aprovechan las
virtudes terapéuticas de las aguas
minero-medicinales.

En España existen alrededor de 90 balnearios, todos ellos erigidos en
puntos geográficos donde se localiza una fuente de aguas termales.

Tenemos que remontarnos a la época de los griegos para comprobar que
estos manantiales gozaban ya de una enorme popularidad. En el Imperio
Romano alcanzaron su cima y ya en los siglos XIX y XX, el avance en los
estudios sobre la hidroterapia y las técnicas de hidrología hizo que se
retomara el hábito de visitar balnearios, considerados ya como plenos
centros de salud.

Propiedades

Para que un manantial se considere minero-medicinal, deben ser
reconocidas las propiedades terapéuticas de sus aguas y declaradas de
utilidad pública para el Estado.

Las curas termales son preventivas y curativas, al tiempo que contribuyen
a la recuperación del paciente.

Procesos crónicos del aparato digestivo, locomotor y respiratorio,
afecciones renales, reuma, diversos tipos de dermatitis, y otros
tratamientos como curas de adelgazamiento, "rejuvenecimiento", celulitis,
etc… encuentran en las aguas minero-medicinales un importante
tratamiento de apoyo.

También están especialmente indicadas en cirugía práctica y reparadora:
modifican el aspecto físico de la quemadura para su posterior tratamiento
quirúrgico y facilitan la recuperación funcional de los miembros quemados.

Indicaciones terapéuticas

Sódicas: Son estimulantes.

Sulfuradas: Poseen una acción beneficiosa sobre la piel, el aparato
respiratorio y locomotor.

Ferroginosas: Favorecen la regeneración de la sangre. Mejoran los
casos de anemia. Actúan sobre las enfermedades de la piel. Colaboran
con los regímenes adelgazantes.

Radioactivas: Tienen efectos sedantes y analgésicos para combatir el
estrés, la ansiedad y las depresiones.

Sulfatadas: Son lavantes y diuréticas.

Bicarbonatadas: Ayudan al funcionamiento del aparato digestivo.

Carbónicas: Estimulan el apetito y favorecen el buen funcionamiento del
aparato circulatorio.





                                                      
 Volver


Noticias

Links de interés

losmayores.com